Ayer se dió la llamada Marcha “Iluminemos México” donde miles de personas en todo México protestaron de una manera “Pacífica” y Vestidos Blanco contra la Inseguridad y la delincuencia en México.

Ya se los dijo el empresario y padre del niño secuestrado y asesinado Fernándo Martí a todos los jefes de gobierno en este país, “Si no pueden Renuncien”, pero ahora vamos a analizar un poco esta situación. Si bien hablamos de que el gobierno no hace nada (que es cierto), preguntémonos ¿Qué estamos haciendo nosotros?, Escuché por ahí un comentario que decía “nosotros pagamos impuestos para que la policía nos cuide” y ese comentario es muy razonable y probablemente contra un secuestro estemos a la merced de la ayuda del gobierno, pero la delincuencia se para desde abajo no desde arriba, cuantas familias saben que sus hijos son unos vagos y delincuentes y no hacen nada, cuantas personas van y compran productos robados porque son mas baratos y depués se andan quejando que el gobierno no hace nada.

Cuando un niño es educado en un ambiente familiar y de amor les aseguro en un 99% que no se convertirá en un delincuente, pero la violencia familiar esta a la orden del día y no es un tema nuevo, esto tiene muchisimos años, donde el macho mexicano y la supuesta libertad femenina esta acabando con los valores familiares. El papá trabajando, la mamá trabajando y el niño con la “chacha”, el papá que prefiere comprar una caguama bebida a comprar un libro o un lápiz a su hijo, la mamá que prefiere ir a hacerse el manicure y el pedicure a estar al pendiente de su hijo, las madres solteras que se quejan de su situación pero bien que le gozaron cuando estaban en el prau prau los brazos del novio.

A mi me robaron ya dos veces en estos ultimos 2 meses, un estéreo, herramienta y hasta la llanta de refacción, sin embargo no fui a conseguir “mi estéreo”, se donde encontrarlo, de hecho todos los leoneses sabemos a donde ir a comprar lo que nos robaron, pero eso es fomentar la delincuencia, si todos dejaramos de comprarles sería otra cosa.

Me uno a la marcha silenciosamente, pero tambíen pongo un granito de arena de mi parte, ojalá todos hagamos lo mismo o más.