Católicos y la Influenza

Católicos y la Influenza

En Guanajuato así como en otras partes de la república la iglesia católica se une a los esfuerzos del gobierno en las medidas de prevención contra la influenza porcina, por ello el Arzobispo de León Mons. José G. Martín Rábago a invitado a la comunidad católica a suspender los eventos masivos y aclara que la misa dominical no será obligatoria mientras dure la contingencia contra el nuevo virus.

Así mismo recomendó no dar la mano, sino hacer un gesto inclinando la cabeza como signo representativo de “la paz” y mencionó que la sagrada comunión se dará en las manos del comulgante.

El gobierno también envió la invitación a colaborar a los líderes de las demás religiones para que se abstengan de hacer evento donde se ponga en riezgo la salud de la sociedad.

Por el momento ya podemos ver en los diferentes templos del estado los letreros que avisan de las suspensiones de las actividades.

Aunque esta noticia se dió a conocer ayer, hoy se lanzó también un comunicado de prensa en la página de la Arquidiosesis de León:

1.- En toda circunstancia y, también ahora, sabemos que nuestra vida está en manos de Dios. Por eso ante todo, hemos de dirigir nuestra plegaria al Señor de la Vida para que nos libre de este peligro.

2.- Es absolutamente indispensable respetar las indicaciones que nos ofrecen las autoridades del sector salud, tanto a nivel nacional como estatal.

3.- Considero oportuno que los sacerdotes supriman eventos masivos, como pueden ser confirmaciones, primeras comuniones, congresos, reuniones de formación que supongan la convocación de muchas personas.

4.- La asistencia a la Misa Dominical, no será moralmente obligatoria mientras dura esta contingencia y hasta nuevo aviso.

5.- En las celebraciones eucarísticas omitir el saludo y suplirlo con algún otro signo, como una simple inclinación de cabeza. Se distribuirá la Sagrada Comunión en la mano del comulgante.

6.- Preferir, en todo lo posible, que las celebraciones se hagan en espacios abiertos y bien ventilados.

7.- Estar atentos a las indicaciones que nos vayan dando las autoridades y evitar caer en un ambiente de pánico, provocado por falsos rumores.

8.- En situaciones difíciles, como la que vivimos, fortalecer nuestra confianza en Dios y mantener en alto el sentido de esperanza cristiana.

9.- Nuestra Señora, la Madre Santísima de la Luz, ha sido protectora de nuestra comunidad a lo largo de la historia; ella seguirá cuidando de nosotros con amor maternal.

León, Gto., 29 de Abril del Año 2009

José G. Martín Rábago
Arzobispo de León.

Fuente: Arquidiócesis de León
Foto: Zocalo