Pedro Infante a 56 años de su adiós

Si alguien en México quiere tener un ídolo, Pedro Infante es el modelo ideal para serlo, una persona de pueblo, un muchacho humilde que fue creciendo y encontrando la fama pero que ni aun en lo más alto de su carrera perdió el piso… gracias a esto se ganó varios títulos como el Ídolo de Guamuchil (Aunque realmente nació en Mazatlán), el Ídolo del Pueblo, el Ídolo de México o simplemente el Ídolo… un apasionado de la aviación, pasatiempo que le quitó la vida la mañana del 15 de abril de 1957 en la ciudad blanca de Mérida y cuando su vida se apagó con ella murió algo en México… Su muerte dio paso a la leyenda pero también a diversos sucesos que cambiaron para siempre a México, el pueblo nunca encontraría otro actor como él, quiso por un tiempo volcar su atención a diversos artistas, pero ni el mismo Cantinflas lograría lo que el joven carpintero de provincia… y con su muerte también comenzó el fin de la época de oro del cine nacional…