Gastón Hernández, defeño de nacimiento y guanajuatense de corazón,  para muchos un Psicoterapeuta, para otros un Artista, para muchos otros un gran maestro… pero no cabe duda que no importara lo que fuera, Gastón era un Buen Amigo y una Excelente Persona.

Llegó a este mundo siendo tercero de su familia un 10 de abril de 1962 en el Distrito Federal.

Les dejo un poco de la nota publicada el 27 de de Septiembre en el periódico AM de León

Al terminar la prepa, ingresó a la Congregación de los Misioneros Xaverianos, donde estudió filosofía hasta 1986.

Luego de algunos años abandonó la congregación para estudiar Ciencias Sociales en Guadalajara y posteriormente Comunicación en Sinaloa, donde publicó varios cuentos y reportajes en un periódico de Mazatlán.

La actuación fue otra de sus grandes pasiones por lo que decide estudiarla en la escuela de Bellas Artes, con estos conocimientos sacó a relucir sus dotes artísticas bajo la dirección de sus maestros José Luis Ibáñez, Alberto Selario y Óscar Lieva.

En 1990, Gastón como era conocido por sus amigos y familiares, buscaba nuevas oportunidades de trabajo, y fue su amigo Antonio de la Mora quien le hizo saber de una vacante en el Insituto Jassá, lo cual al ocuparlo vino a vivir a León.

Antonio de la Mora, una de las personas que más tiempo tenía de conocerlo, le expresó su deseo de fundar un instituto terapéutico con base en la filosofía ericksoniana y fue así que juntos crearon el Instituto Milton H. Erikson de León.

Además, hace tres años fundó el Centro de Especialidades Terapéuticas en el que, hasta la fecha, se ofrecen diversos talleres, yoga, diplomados y temas sobre desarrollo humano, así como la librería El Árbol.

“Estudió terapia de pareja y aunque no era casado, él creía firmemente que cuando dos personas tenían problemas en su relación, para resolverlos lo importante era regresar al origen del amor y no al del problema”, comentó Antonio.

 

Un mes antes de su fallecimiento escribió una carta de agradecimiento para sus amigos y fue ésta la que se leyó el día que lo despidieron.

“Ahora, aquí sentado escribiendo, quise compartirles mis sentimientos para decirles, ¡gracias, muchas gracias! por el amor, las oraciones, su presencia, sus frases (…) y me gustaría seguir encontrándome con ustedes por primera vez para despedirnos cada día, cada viaje, cada saludo primero y último y cada abrazo vivirlo intensamente”

Gastón falleció el 1 de septiembre a los 47 años a causa de un cáncer que se le detectó en junio de este año.

En lo personal tengo gratos recuerdos de él, ya que fue mi titular en el último año de preparatoria en la Salle Panorama, se me hace curioso que en la nota del periódico no hayan siquiera mencionado que Gastón perteneció a esta institución, más allá de los rencores que pudiera tener su familia con la comunidad lasallista, creo que también nosotros (los lasallistas) tenemos gratos recuerdos de él. Como director de teatro y titular de grupo, dejó huella en más de uno a lo largo de su historia en esta institución.

Fue un maestro original, recuerdo que utilizaba mucho sus conocimientos de psicoterapia para hacer que el grupo se uniera, teníamos clases donde platicabamos de nuestros problemas personales, sacabamos nuestros miedos y nuestras inquietudes… lo padre es que todo el grupo “jalaba parejo”… fue bueno compartir con él el último año dentro de esa etapa.

Con él contruimos el carro alegórico de los “Cazafantasmas”, aun tengo en mi sala la máscara de “gárgola” con vendas de yeso que hicimos otros compañeros y yo en su instituto para representar un cementerio en dicho carro.

Fueron varias experiencias agradables en su compañía y dirección.

Por esta razón es que me he tomado la libertad de incluirlo dentro de los “Personajes Guanajuatenses”

QEPD Gastón Hernández Zatarain (1962-2009)